Traumatismo dental. Fracturas ¿Qué hacer?

TRAUMATISMOS DENTALES, ¿CÓMO ACTUAR?

 

Si bien es cierto que cualquier persona es susceptible de sufrir un accidente que le produzca un traumatismo dental los niños y los adolescentes son los grupos de población más vulnerables a estos fenómenos.

Un traumatismo dental puede producirse por caídas, accidentes, uso de bicicletas, secundarios a actividades deportivas, etc. Y al poder ser tan habituales es necesario saber cómo actuar en caso de que sucedan.

A nivel dental, según el daño causado, pueden existir:

  1. Fracturas no complicadas de esmalte dental (cracks).
  2. Fracturas no complicadas de esmalte y dentina.
  3. Fracturas complicadas con exposición pulpar (daño en el nervio del diente).
  4. Fracturas complicadas radiculares (en la raíz).
  5. Lesiones en el ligamento dental (contusión, subluxación o luxación del ligamento periodontal).
  6. Avulsión dental (caída completa del diente).

La peor situación sucede claramente cuando existe una avulsión dental, entonces ¿qué evaluar cuando el traumatismo lo sufre el niño? Lo primero que tenemos que identificar es si el/los diente/s perdidos son temporales (de leche) o definitivos (permanentes, de adulto).

En el caso de AVULSIONES EN DIENTES TEMPORALES la prioridad no está en la reimplantación del diente, sino en la prevención del daño que haya podido causar el traumatismo si hubiera contactado con el diente definitivo que está debajo del diente de leche perdido. Se debe acudir al odontólogo para iniciar un protocolo de seguimiento profesional.

Sin embargo, en caso de AVULSIONES EN DIENTES PERMANENTES DEBEMOS INTENTAR REIMPLANTAR con la ayuda del odontólogo profesional lo más rápido posible. Para conservar el diente avulsionado hasta que lleguemos a la clínica dental lo más adecuado es:

  • NO LIMPIAR EL DIENTE FROTÁNDOLO.
  • Introducirlo en un recipiente con un MEDIO LÍQUIDO (leche, suero fisiológico o saliva del paciente) hasta que lleguemos a la consulta dental.
  • La reimplantación debe realizarse antes de que pase 1 hora de la pérdida.
  • Las probabilidades de que el tratamiento sea exitoso mejora si se hace en los primeros 30 minutos del accidente.

Además de la preocupación que generan las avulsiones, los impactos contra los dientes aunque a veces no parezcan gran cosa siempre debemos acudir para una valoración profesional odontológica.

Cuando un diente se rompe o fractura, el odontólogo debe valorar el alcance de la rotura y así poder identificar si afecta al esmalte (capa más externa del diente), o a la dentina (capa interna situada debajo del esmalte) y/o al nervio-pulpa (capa más interna, debajo de la dentina).

Según si es más o menos complicada la fractura, el tratamiento puede variar desde una reconstrucción hasta una endodoncia, o en el peor de los casos a la extracción del diente traumatizado.

Además de la importancia de darle el tratamiento necesario al diente afectado también es necesario realizar un seguimiento periódico con radiografías de control para verificar el buen estado de la pieza dental, verificando también si hay signos de cambio de coloración del diente , y realizando pruebas de vitalidad pulpar.

Prevención como tal ante los traumatismos dentales pueden ofrecerse en la consulta dental para los pacientes que realicen actividades deportivas en su vida diaria, usando protector bucal.

Las FÉRULAS DE PROTECCIÓN PARA DEPORTISTAS (BUCAL) son una herramienta ideal para evitar fracturas y traumatismos en los dientes donde recomendamos que sean personalizadas , en nuestra clínica te las hacemos a medida ,ya que son mucho más eficientes y cómodas, que las prefabricadas.

Desde nuestras clínicas en Madrid  ( Canillejas y en Puente de Vallecas ) y en Azuqueca de Henares(Guadalajara)  le atenderemos y le recordamos de la importancia de la prevención. La inmediatez en la consulta en cuanto suceda el percance, así como la realización de las visitas de control marcadas por el facultativo son imprescindibles para permitir la correcta salud bucodental.