La Ortopantomografía

La Ortopantomografía (OPG) o radiografía panorámica es aquella imagen radiológica bidimensional que describe, en una sola película de rx o en una imagen digital, el complejo anatómico dentomaxilomandibular [maxilar-mandíbula-dientes], mostrando una visión panorámica facial y del área inferior craneal.
  Se obtiene mediante la proyección extraoral de los rayos X, en movimiento sincrónico alrededor de la cabeza del paciente.
Desempeña un papel fundamental en el diagnóstico general odontológico y maxilofacial; por ello, se utiliza sistemáticamente en el diagnóstico rutinario.
Ofrece información en multitud de campos odontológicos como en cirugía bucal, implantología oral, periodoncia, ortodoncia y patología dental.
Con la OPG podemos estudiar la estructura de los dientes y con ello: detectar presencia de caries, extensión de las caries, presencia de caries en el nervio, detectar procesos infecciosos en dientes o hueso, visualizar dientes en erupción, intuír cantidad ósea remanente en altura para la colocación de implantes dentales, etc.
Además, la técnica de rx panorámica implica ciertas ventajas:
– Amplitud de registros en una sola película radiográfica o en una única imagen digital.
– Reconocimiento de relaciones funcionales y/o patológicas, y sus efectos directos sobre el aparato estomatognático.
– Posibilidad de comparación de ambos lados de la boca (derecha e izquierda) y cuadrantes de la arcada dentaria.
– Dosis de radiación ionizante baja.
Comodidad para el paciente durante la realización (rápida e indolora) que permite realizar un buen diagnóstico inicial en diversas situaciones, mejor que con las radiografías periapicales, tales como: exploraciones rutinarias, tratamientos de urgencia, traumatismos (pacientes que sufren edemas, dolor, trismo o dificultad en la apertura bucal), incapacitados físicos, pacientes con difícil capacidad de colaboración, etc.
Sin embargo, también pueden hallarse ciertos inconvenientes, frente a técnicas más precisas como las radiografías periapicales o el TAC:
Menor nitidez de la imagen, pérdida de detalles.
– Deformaciones o magnificaciones de la imagen real.
– Visualización defectuosa de los senos maxilares y del tercio medio facial.
– Falta de localización bucopalatina-bucolingual de cuerpos extraños.
Superposición de imágenes que pueden simular alteraciones no existentes.
– En casos de maloclusión severa clase II / III, las zonas frontales de maxilar superior y mandíbula no se reproducen correctamente en una proyección única.
(Fotografía de la técnica radiológica en nuestra consulta dental «Clínica Dental Candilejas 60»).