Muelas de Juicio ¿ extraer o no?

 

Las muelas del juicio, denominadas también terceros molares o cordales, son los últimos molares en erupcionar, aunque a veces no lleguen nunca a establecerse todas en la boca. Se trata de unos molares ciertamente particulares, ya que:

  • Aunque suelen aparecer entre los 16 y los 25 años de edad, no siempre tienen por qué hacerlo de esa forma (se conocen casos de erupción de cordales durante la segunda o la tercera edad).

 

  • Habitualmente pueden no hacer erupción, porque adoptan una mala posición dentro del hueso de soporte y suelen comprometer estructuras vecinas, tales como segundos molares o conductos nerviosos (este último, en casos de cordales inferiores)

  • En numerosos casos, cuando van a salir al exterior, se infecta el tejido circundante que los “encapucha”, generando patologías dolorosas que pueden cursar con sintomatología de leve a moderada gravedad, tales como disfagia (dificultad al tragar), trismo (impedimento de la apertura bucal normal), halitosis (mal aliento), abscesos (“bultitos” de pus en la encía).

 

Por los dos últimos motivos mencionados anteriormente, se ha establecido la necesidad de vigilar radiográficamente la erupción y la posición de los terceros molares desde temprana edad, a partir de los 16 años de edad aproximadamente, para valorar su extracción o su mantenimiento en las arcadas dentarias.

Esa decisión, de mantener o extraer, se determina mediante el diagnóstico profesional a través de la realización de radiografías panorámicas (ortopantomografías) de control en clínica, aproximadamente cada año que se acuda a la revisión general dental con el facultativo.

Es de vital importancia, ver la relación que puede existir entre los cordales inferiores y el conducto nervioso principal que recorre la mandíbula en su interior.

Si se instaura una infección, cuando las muelas del juicio están erupcionando, hay que vigilar mediante la radiografía panorámica que el nervio dentario inferior esté alejado de las raíces del molar, para poder permitir una extracción correcta y simple en la consulta dental, evitando así la aparición de patologías de pérdida de sensibilidad táctil parcial en la cara o en el labio inferior.

Además, a pesar de que algunos años atrás se mantenía la creencia de que la erupción de las muelas del juicio pudiera ocasionar que los dientes se apiñaran, se ha demostrado que esto no es así.

La explicación está en que desde la adolescencia hasta los 30 años de edad se pueden producir crecimientos no simétricos de los huesos maxilar y mandibular, lo que conlleva a que los dientes se descoloquen y se “amontonen” en la arcada dental.

El hecho de que la erupción de los cordales coincida con este crecimiento óseo, hacía pensar clásicamente que los terceros molares eran los causantes, sin embargo es una coincidencia temporal y no una relación causa-efecto.

Por ello, no se debe protocolizar su exodoncia en todos los casos, hay ocasiones en las que pueden aparecer correctamente posicionadas y con función masticatoria; en cuyo caso se procederá al mantenimiento de las mismas.

Sin embargo sí se hará necesaria la extracción de los cordales cuando:

 

  • Desarrollen infecciones cariosas no restaurables mediante obturaciones simples (empastes). Las técnicas endodónticas no son factibles de realizar por la indeterminada y compleja anatomía radicular de las muelas del juicio.

 

  • Desarrollen infecciones de la mucosa (abscesos, pericoronaritis) cuando están erupcionando.

 

 

  • Se precise conseguir espacio en las arcadas dentarias en pacientes que precisen tratamiento de ortodoncia (brackets o alineadores).

 

  • Se diagnostique una retención de la muela del juicio, en el interior del hueso, que esté afectando por presión u originando caries en la muela directamente contigua (Véase imagen inferior de retenciones desfavorables en posiciones angulares, horizontales y verticales).

 

Es por esto, que desde nuestras clínicas dentales de Madrid y de Azuqueca de Henares les recordamos la importancia de las revisiones bucodentales anuales pertinentes. Si nota alguna sintomatología o si se encuentra en la transición de la erupción de los terceros molares no dude en consultar a nuestra directora médica, Dra Moreno Clavero y a su equipo de profesionales. En la consulta podremos realizarle las radiografías necesarias y el diagnóstico oportuno para permitirle una adecuada salud bucodental.