Fluoriosis dental causas y tratamientos

Que es la fluorosis dental: causas y tratamientos

 

LA FLUOROSIS DENTAL

Se trata de una anomalía en la superficie de los dientes, que afecta a la calidad del esmalte o de la dentina en aquellos pacientes que tuvieron una ingestión excesiva de fluoruros en su infancia (momento en el que se produce la formación de los dientes).

Fluoriosis dental causas y tratamientos

El flúor administrado en las concentraciones adecuadas puede influir positivamente en la salud bucodental, por tener propiedades remineralizantes en la superficie del esmalte y porque protege contra las caries.

Sin embargo, a altas concentraciones genera porosidad aumentada en el esmalte por lo que aumenta la fragilidad del mismo causando la fluorosis dental.

Las fluorosis dentales causan hipoplasias o hipomaduración en los tejidos de la superficie de los dientes, fundamentalmente entre los  9 meses y los tres años de edad del infante, lo que causan una coloración alterada además de un daño estructural de los mismos.

Actualmente, sabemos que aquella ingestión de aguas potables fluoradas que se realiza durante el desarrollo de los dientes puede dar lugar a la aparición de “esmalte moteado amarillento y quebradizo”.

La hipoplasia del esmalte afecta a la formación de la matriz y a su calcificación, por lo que existen deficiencias en cuanto a su dureza y color.

Dependiendo de los niveles de flúor a los que se han expuesto los dientes en desarrollo, podemos clasificar los tipos de fluorosis dental en:

  • Tipo I. Manchas de color blanquecino en el esmalte dental.
  • Tipo II. Cambios moderados con áreas opacas blancas en la superficie dental.
  • Tipo III. Cambios moderados-intensos que muestran formaciones de fosetas y coloración pardo-amarillenta.
  • Tipo IV. Cambios intensos, de apariencia corroída. Manchas marrones.

Es de vital importancia tener en cuenta que los tipos III y IV poseen tendencia al desgaste e incluso a fracturas del esmalte con el paso del tiempo.  Por lo que deben controlarse periódicamente en su visita al odontólogo.

Además algunos estudios afirman que estos dientes tienen dificultades para sustentar las restauraciones (sujetan peor los empastes o reconstrucciones).

En Europa se tomaron medidas en cuanto a la prevención de su aparición, por lo que está prohibida la comercialización de pastas dentales que contengan más de 1500 ppm de flúor.

Además se restringe el uso de pastas dentales con más de 1000 ppm de flúor a un uso exclusivo de pacientes adultos.

Si bien es cierto, es necesario saber distinguir las lesiones por fluorosis de otras como:

  1. Lesiones del esmalte derivadas de celiaquía no diagnosticada o tardíamente tratada. Por lo general son lesiones simétricas (por ejemplo, si aparecen en un diente-molar derecho también lo hacen en el diente-molar izquierdo). Son decoloraciones blancas-amarillas-marrones, con esmalte débil, en forma de bandas-picaduras del esmalte-translucidez.
  2. Formas leves de amelogénesis imperfecta (desarrollo anormal del esmalte).
  3. Defectos del esmalte causados cuando existió un traumatismo o una lesión infecciosa en el diente temporal antecesor (en dientes de leche).

Teniendo en cuenta que el “esmalte moteado” es propenso a mancharse de un color parduzco-anaranjado existirá la necesidad de realizar tratamiento de las lesiones por fluorosis mediante estética dental:

  • Blanqueamiento dental. Es el tratamiento primario y de elección. Con gel de peróxido de hidrogeno o de peróxido de carbamida (a pesar de su alta efectividad, a la larga necesitará hacer repeticiones de recuerdo). Puede ser realizado en casa (blanqueamiento domiciliario con férula) y/o en consulta (blanqueamiento fotoactivado, siempre mejor combinado con más aplicaciones en casa que solo).
  • Restauraciones de composite o de porcelana (facetas, carillas o coronas). Es el tratamiento definitivo pero menos conservador.

 

Así pues, no dudes en acudir a tu dentista de confianza para tratar tus manchas. Nuestros profesionales de confianza sabrán si se trata de fluorosis y te ayudarán para reparar la estética de tu sonrisa. Además cuida de los más pequeños de la familia visitando regularmente el odontopediatra y asesórate con qué pastas de dientes deben y con cuáles no deben cepillarse según su edad.